viernes, 19 de noviembre de 2010

LA ORDEN DE SAN EUGENIO DE TREBIZONDA



Abbreviated InsigniaEsta antigua y gloriosa milicia imperial bizantina fue fundada en honor del ilustre caballero y el Patriarca de Trebizonda, el patricio romano Eugenio, que por negarse a adorar a los dioses paganos y a renunciar a su fe y abandonar a sus fieles seguidores, fue martirizado con tormentos indecibles y finalmente, decapitado por orden del legado del Ponto, Coresinus Catinius en Trebisonda en el segundo día de junio del año 304. Sus sagrados restos fueron sepultados en el gran monasterio que todavía lleva su nombre.
En tiempos, Trebizonda, la hermosa ciudad en la costa del Mar Negro, se convirtió en la capital del Imperio Bizantino, debido a la toma de Constantinopla por los cruzados en el año 1204. Los primeros emperadores, Alejo y su hermano David, se casaron respectivamente con las Princesas Teodora y Ana Lascaris, hijas de Constantino Láscaris Comneno y María, iniciando la dinastía de los Láscaris-Comneno en el Imperio de Trebizonda. Entre las unidades militares de Trebizonda fue la de San Eugenio la que se distinguió con honor en las batallas de Anatolia, Claudiópolis y Caldea. Por sus hechos valerosos y por servir en ella los hijos de las familias más nobles, sus miembros eran conocidos como los Caballeros de San Eugenio.
Esta guardia imperial se nutrió siempre de los más altos ideales caballerescos, llegando a ser considerada Trebizonda la cuna de la caballería de la Edad Media.
En el siglo XIV las ceremonias de la Orden se llevaron a cabo en el Palacio Imperial y también en el Monasterio de San Eugenio, donde los caballeros eran investidos. Andrónico I concedió privilegios especiales a sus miembros y les ordenó seguir la regla de San Basilio. En sus filas se incluyeron los más ilustres caballeros de la nobleza bizantina.
Los emperadores de Trebizonda ostentaban el grado de Grandes Maestres, aunque delegaban su autoridad a un Maestre Estratega.
El Imperio de Trebizonda pervivió durante doscientos cincuenta y ocho años hasta que su último emperador, David II, junto con sus siete hijos, fue decapitado por Mohamed II por no renunciar a la fe cristiana el 1 de noviembre de 1463. Con la caída de Trebisonda la Orden fue disuelta, pero quedó grabada en los corazones de los patriotas helenos.
En tiempos modernos, esta gloriosa Orden fue restaurada por el Porfyrogennitos Príncipe de Bizancio, Eugenio II, de la Casa Imperial de los Láscaris-Comneno, como heredero de los Príncipes de Trebizonda. En concreto, por una Bula Imperial de 2 de junio de 1950, este gran Príncipe restableció la Orden de San Eugenio y la dotó de una Constitución para su recto gobierno, creando a su vez numerosos caballeros.
En 1954 Eugenio II nombró a su hijo, el Príncipe Juan Arcadio Láscaris Comneno, Gran Maestre de la Orden Imperial y Byzantina de San Eugenio de Trebizonda.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada